Elías y los cuervos

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

1 Reyes 17: 1-6

Hay muchos animales que, injustamente, tienen mala reputación, una reputación que ellos no se buscaron; por ejemplo, los cuervos. Los cuervos por lo general no son peligrosos para los humanos en ninguna manera. Son omnívoros, comen tanto plantas como pequeños animales. Algunas veces se convierten en una plaga para los granjeros porque se comen sus cultivos, pero nunca porque hayan atacado a alguien. Más bien a veces colaboran porque se comen los animales muertos y así evitan los malos olores. Los cuervos por lo general se mantienen a la distancia de las personas. Sin embrago, por el plumaje negro que cubre todo su cuerpo, estos pobres animalitos se han convertido en símbolos de lo maligno y oscuro. 

En la mitología, los cuervos aparecían como figuras que anunciaban la muerte. El famoso autor de horror, Edgar Allen Poe, escribió el poema “El cuervo”, en el que el hombre de la casa a la que llega una sola ave de éstas enloquece. Hasta los científicos que estudian las aves han sido injustos con los cuervos. Un grupo de estos pájaros negros son llamados -en inglés- una “conspiración”. ¡Vaya nombre injusto! La verdad es muy poco probable que te vayas a encontrar a un grupo de cuervos haciéndole daño a alguien, lo cual es una buena noticia porque hay cuervos en todo lado. Si los cuervos quisieran ser una peste, podrían serlo, pero, al menos que seas un granjero con un campo lleno de exquisitas semillas o animales pequeños, ellos no se van a meter contigo.

Los cuervos que aparecen en La Biblia son una excepción a toda esta mala fama. En 1 Reyes 17: 1-6, no solamente no tenían miedo de acercarse a alguien, sino que, de hecho, lo ayudaron. Estos cuervos estaban en una misión divina, igual que el gran pez en la historia de Jonás. Dios llamó y usó a estos cuervos para que se encargaran de un hombre especial: Elías. El profeta Elías estaba escondiéndose de un rey malvado después de haber declarado la palabra de Dios. Elías estaba solo, -aunque no estaba solo-. Dios estaba con él en uno de los momentos más peligrosos y oscuros de su vida. Dios envió a estos fieles servidores suyos para recordárselo. ¡Qué agradecido debe haberse sentido Elías cada mañana y cada tarde cuando recibía la visita de los cuervos! Mi imaginación vuela pensando en los deliciosos sándwiches de carne que Elías se prepararía cada día.

¿Te ha sorprendido Dios de esta manera alguna vez? Dios puede usar a las personas que menos nos imaginamos, o que inclusive, no tenemos en alta estima, para confortarnos en momentos de soledad o angustia. Un desconocido, una persona de diferentes costumbres, un niño más inquieto de lo que quisiéramos. Cualquiera de ellos podría ser instrumento de Dios. Quisiera invitarte a que veas con tus hijos la historia de Elías y los cuervos que hemos preparado. Que podamos ser agradecidos y humildes para reconocer el cuidado de Jesús, nuestro pastor, a través de sus siervos más inusuales. 

 


Regresar a Tesoros Escondidos

 

  • Visto: 334

Celebraciones Generales: Sábados 5:30 p.m. • Domingos 09:00 a.m. y 12:00 m.d.

Martes Supernova y Ruah 7:30 p.m. | Miércoles Zoe 7:00 p.m. | Jueves Canvas 7:30 p.m. | Horario de oficinas Lunes a Viernes 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
Teléfonos: (+506) 2215-2578 • 2215-2576 • Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Dirección: 100 Norte y 50 Este del túnel de la entrada a Multiplaza Escazú, Calle Mango, Escazú